El usuario en el centro

Compártelo:

Durante muchos años, el éxito desde el punto de vista de la innovación y la ingeniería ha consistido en resolver grandes retos tecnológicos sin tener demasiado en cuenta si estos resolvían problemas reales o eran útiles para la sociedad. Sin embargo, ese es el verdadero éxito: que sean útiles y para cuantas más personas, mejor, ¿verdad?

Y es que los productos extraordinariamente complejos que no son considerados útiles, o fáciles de emplear, acaban siendo relegados al olvido, no se usan y no se compran. Sentados en nuestra silla y enfrascados en la rutina diaria a veces puede resultar hasta molesto que se critique el trabajo que tanto nos cuesta. Sin embargo, es imprescindible salir de esa zona de confort y colaborar con usuarios y expertos de otras disciplinas para que nos den su punto de vista. Al fin y al cabo, ellos serán los que utilicen el resultado de nuestro trabajo. Cuanto más los tengamos en cuenta, más razones tendrán para usarlo, y en definitiva, para comprarlo. Continuar leyendo