Hacia un nuevo modelo de ciencia colaborativa basada en la naturaleza

La ciencia colaborativa basada en la naturaleza

Compártelo:

Hoy en día sigo mirando por donde piso. Recuerdo todas y cada una de las ocasiones, lejos de ser pocas, y siempre muy intensas, en las que mis padres fomentaron en mí una curiosidad forjada a golpe de lectura crítica y un gúgol de porqués respondidos muy pacientemente. 

En una de mis frecuentes crisis agudas de curiosidad catártica, allá por el 2015, me pregunté a mí mismo la razón esencial por la que el modelo de colaboración y transferencia tecnológica entre universidad, centro tecnológico y empresa no había terminado de cuajar y explotar al nivel de otros casos de reconocido éxito internacional.Ay Javi, deja de pensar y sigue a lo tuyo que ya tienes bastante…me recomendó enérgicamente mi ángel de la guarda—. Continuar leyendo

dia_naturaleza

La tecnología de la naturaleza, o el arte de hacer sencillo lo complejo

Compártelo:

En el año 3800 a.c. la ciudad de Ur, en la antigua Mesopotamia, contaba con más de 80.000 habitantes. No tenemos evidencias de cómo se gestionaban las necesidades y la habitabilidad de semejante volumen de población en aquella época, pero podemos fácilmente imaginar que existiría una relación muy estrecha con la naturaleza, cuando menos amable.

Y es que desde Hipodamo de Mileto (498 a 408 a.c.) considerado el padre del urbanismo, hasta arquitectos como Norman Foster, representante de la arquitectura sostenible del siglo XXI, la historia de las ciudades es la historia de la relación del ser humano con su entorno, bien es cierto que no siempre con éxito. Continuar leyendo