We are makers, o deberíamos

Compártelo:

Seguramente muchos asociamos el movimiento maker a algo friki. A algo vinculado a grupos marginales que aprovechan la democratización y accesibilidad de los medios de creación y fabricación, la cultura de la colaboración y compartición, la hiperconectividad y la evolución de un conjunto de tecnologías (nuevos materiales, fabricación 3D, electrónica fácil, programación abierta, conectividad…) para realizar tareas por el mero placer de hacerlo. Cosas que muchas veces se pueden encontrar en una tienda ya hechas, posiblemente más baratas y mejor acabadas.

Tenemos que prestar más atención al fenómeno. Es mucho más que “hacer cosas”. Acceder de manera relativamente fácil a casi cualquier diseño, a los medios de fabricación, a los canales para llegar al mercado, a la financiación, al talento y al entusiasmo de gente creativa. Son ingredientes de enorme potencial que tenemos que usar para dar respuesta a alguno de los desafíos que tenemos. Continuar leyendo

Ahora, a por la intermediación digital con clientes

Compártelo:

El pasado mes de abril, el comisario de Economía y Sociedad Digital Günther H. Oettinger presentaba la iniciativa Digitising European industry. Un plan que busca que toda empresa en Europa de cualquier sector, tamaño, localización o condición se aproveche plena y rápidamente de las innovaciones digitales para ser competitiva globalmente. Que Europa esté preparada para crecer en los mercados emergentes de los nuevos productos y servicios de la era digital.

La iniciativa de la Comisión Europea va más allá de la cuarta revolución industrial (o Industry 4.0). Es una concepción más amplia, que pone oportunamente el foco en la foto global de la transformación digital a escala europea. Ya no es solo una cuestión de productividad o eficiencia de la industria por la adopción de las TEIC. Continuar leyendo

Cuando las tecnologías digitales apuntan al cielo

Compártelo:

Estamos oyendo explicaciones tan interesantes sobre la Nueva Industria, la Industria Conectada o la Industria 4.0, todo ello viene a ser parecido, y nos estamos olvidando casi de lo más obvio; se trata de la industria que producirá y suministrará los bienes que demandará la sociedad en los próximos años. Y no hablamos de una demanda pequeña. En 10 años seremos probablemente más de 8.000 millones de personas.

Tanto la demanda de bienes y productos de los hogares como la de bienes industriales crecerá globalmente, especialmente en los países en desarrollo. Estar en la nueva industria significa participar en la producción y suministro de estos bienes y además, hacerlo de la manera tal y como se demanda. La fábrica digital es un pilar central para esta participación, pero no el único: el impacto de la tecnología digital en los nuevos productos tiene implicaciones profundas en cómo será su concepción, fabricación y explotación, implicaciones que acabarán transformando por completo los negocios más clásicos centrados en el producto físico. Continuar leyendo

Ponga un nativo digital en su vida

Compártelo:

“Sí, pero nuestro negocio es totalmente diferente al del software”. Bueno, pues no tanto.

La mayoría de los procesos de la organización funcionan sobre software. La forma de relacionarse y prestar servicios con sus clientes se realiza sobre plataformas cada vez más digitales y no me extrañaría que si fabricara algún tipo de producto, pronto lleve éste algún chip, si no lo lleva ya. Su negocio es cada vez más un negocio de software, aunque fabrique envases, sillas o cualquier otro producto con “átomos”, con materia. Continuar leyendo