dia_mundial_turismo

En turismo, la fuerza viral de un cliente satisfecho es incalculable

27 septiembre, 2016 Jesús Herrero Arranz

Compártelo:

Este verano escribía un tuit “Me fío ya más de las valoraciones de TripAdvisor que de las recomendaciones del conserje del hotel”. Este comentario es un buen ejemplo del modelo en el que estamos inmersos.

El cliente, en este caso el viajero, se sitúa en el centro de toda la cadena de valor. Es un cliente muy informado, muy exigente, con múltiples opciones y que tiene capacidad de influencia sobre otros potenciales usuarios. Hace ya unos años Tirso Maldonado definía a este cliente como ADPROSUMER:

  • AD (anuncio): el cliente satisfecho con un producto o servicio comparte su experiencia positiva y se convierte en su mejor prescriptor. La fuerza viral que tiene un cliente satisfecho es incalculable.
  • PRO (productor): los clientes producen información; comentarios, valoraciones, fotos, vídeos, podcasts… Son capaces de generar nuevos servicios y los comparten con los demás.
  • SUMER (consumidor): porque siguen consumiendo información, productos y servicios.

Continuar leyendo