El gran reto social del coche autónomo

Compártelo:

El desarrollo del coche autónomo levanta grandes expectaciones para la sociedad por sus previsibles beneficios asociados. La reducción de la siniestralidad, una menor contaminación en las ciudades y una mayor comodidad y eficiencia en el transporte son algunos de los parabienes que se entrevén.

Pero a la vez, el coche autónomo implica una serie de cambios drásticos en nuestro modo de entender las ciudades, el futuro del empleo, la autonomía en el transporte y nuestra propia cultura occidental. Hace algunas semanas, la administración Obama aprobó un plan de apoyo sin precedentes al coche autónomo. Un plan que es una declaración de intenciones en sí mismo y que intenta espolear a la importante industria automovilística de EEUU (lastrada en las últimas décadas por la crisis y una mayor competitividad internacional) para que abrace de pleno el paradigma de la digitalización. Continuar leyendo