Complementos alimenticios en el deporte: ayudas ergogénicas vs dopaje accidental

Complementos alimenticios en el deporte: ayudas ergogénicas vs dopaje accidental

Compártelo:

En el deporte, las aptitudes físicas, el entrenamiento, la motivación, la ausencia de lesiones y, la alimentación, son factores importantísimos para un deportista. La alimentación es la pieza clave tanto en la optimización del rendimiento deportivo como en la salud del propio deportista.

Además de los tipos de alimentos y las cantidades, la alimentación se debe adaptar en cada una de las fases: entrenamiento, competición, recuperación y descanso. Una alimentación desequilibrada o inadecuada puede hacer que un deportista, por muy preparado que esté, pierda una competición o no logre su objetivo.

Por ello, una de las líneas actuales de investigación en el mundo del deporte es la obtención de productos alimenticios específicos que presenten todos los macronutrientes y micronutrientes para cumplir con todos los requerimientos que se le exige a un deportista. Entre ellos se encuentra el desarrollo de nuevos complementos alimenticios más naturales, saludables y funcionales.

¿Qué son los complementos alimenticios? Los complementos alimenticios son definidos por la Directiva Europea 2002/46/CE  como productos alimenticios cuyo fin sea complementar la dieta normal y consistirán en fuentes concentradas de nutrientes o de otras sustancias que tengan efecto nutricional o fisiológico, en forma simple o combinada, comercializados en forma dosificada, es decir cápsulas, pastillas, tabletas, píldoras y otras formas similares, bolsitas de polvos, ampollas de líquido, botellas con cuentagotas y otras formas similares de líquidos y polvos que deben tomarse en pequeñas cantidades unitarias. Suelen contener generalmente vitaminas, minerales, fibra, aminoácidos, …

Siempre que exista un déficit en el organismo y que a través de la dieta no podamos compensarlo, ciertos complementos pautados de una manera adecuada pueden servirnos como ayuda. En el caso de los deportistas, la finalidad de la ingesta de estos complementos es principalmente la mejora del rendimiento o incluso de la recuperación; de aquí que también se les denomine ayudas ergogénicas (del griego “ergos” trabajo, “genan” generar).

En el deporte profesional, el consumo de complementos se remonta a los primeros Juegos Olímpicos y ha ido incrementándose con el tiempo (en 2015, según un estudio, estimó que entre un 40 % y 70 % de los atletas los consumía). En los últimos años su consumo se ha disparado también en el deporte aficionado (gimnasios, carreras populares, etc…). En España, por ejemplo, un estudio hecho en 2017 a un total de 2400 corredores (mujeres y hombres de entre 20-60 años) mostró que el 37.4% consumía algún tipo de complemento.

Dada la demanda y el gran interés comercial de estos complementos han surgido ciertas prácticas fraudulentas como son la contaminación de estos complementos con sustancias dopantes con el objetivo de potenciar el efecto y sin ser indicadas en el etiquetado. Las sustancias más detectadas en estos complementos son los esteroides anabolizantes y los estimulantes, que están incluidos en la lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) por su potencial para mejorar el rendimiento y sus graves riesgos para la salud.

La ingesta de estos complementos contaminados por parte de deportistas profesionales, a los cuales se les realizan controles antidopaje, puede ser causa de dopaje. Así lo expresa el Código Mundial Antidopaje elaborado y promovido por la AMA, en el que define dopaje como, entre otras, la presencia de cualquier sustancia prohibida, o sus metabolitos, en la muestra biológica del deportista. Esto significa que, si un deportista ingiere un complemento contaminado, de forma intencionada o accidental, con alguna de las sustancias prohibidas, esto podrá suponer un resultado analítico adverso en un control antidopaje, con la consiguiente posible sanción al deportista. La AMA remarca además, que la responsabilidad de la presencia de esta sustancia en su organismo es del deportista en cuestión, y no exime su responsabilidad por ser de forma involuntaria.

Frente a estas prácticas que pueden arruinar la vida de un deportista, o poner en grave riesgo la vida de cualquier persona, la industria alimentaria y de los complementos alimenticios ofrece productos que pueden ayudar al deportista con todas las garantías y cumpliendo todas las normativas. Pero también, somos nosotros, los consumidores, deportistas o no, los que tenemos un papel fundamental en lo que a la información se refiere.

Es importante conocer el objetivo por el cual se va a ingerir un complemento, asegurarse de si hay o no evidencia científica de su eficacia, así como de su seguridad y calidad en todo el procesado. Para ello es recomendable consultar a un profesional cualificado, no comprar complementos en contextos poco fiables (páginas web, instalaciones sin autorización de venta o incluso por particulares) y revisar siempre el etiquetado.

La prevención y educación en esta materia, junto al esfuerzo de la investigación e industria alimentaria podrá garantizar la imagen saludable de los complementos alimenticios en el deporte.

¡El esfuerzo es la clave del éxito!

Sobre Argitxu Esquivel López

Licenciada en Químicas (2012) y Máster en Análisis Forense (2013) por la Universidad del País Vasco. Doctora en Biomedicina (2018) por la Universitat Pompeu Fabra. En su tesis, realizada en el Laboratorio Antidopaje de Cataluña, estudió el metabolismo de esteroides anabolizantes mediante cromatografía líquida acoplada a espectrometría de masas (LC-MS) con el objetivo de identificar nuevos marcadores para mejorar la detección de estas sustancias en los controles antidopaje en el deporte.

Posteriormente, se incorporó como investigadora postdoctoral al Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra, siendo allí la responsable del área de bioanálisis mediante LC-MS. Actualmente forma parte del área de Alimentación Saludable de TECNALIA como especialista en LC-MS.

Durante estos años ha publicado un total de ocho publicaciones en revistas científicas, cinco de ellas como primera autora; ha participado en 10 proyectos nacionales e internacionales, y ha presentado un total de 14 comunicaciones orales o posters en congresos nacionales e internacionales.

Dejar un comentario

* Campos obligatorios