ictus-neurorrehabilitacion-tecnalia

Los avances de la robótica en la neurorrehabilitación

Compártelo:

El ictus es una enfermedad cerebrovascular en la que el flujo sanguíneo del cerebro es insuficiente o se obstruye. Al no llegar oxígeno suficiente, las células nerviosas dejan de funcionar, y esto produce pérdida de fuerza o sensibilidad, visión doble, sensación de vértigo, alteración del habla, dolor de cabeza, parálisis de cara, brazo, pierna o un lado del cuerpo, o incluso la muerte.

En España se identifican 120.000 casos de ictus al año. Se trata de una enfermedad más frecuente a partir de los 55 años. Es una realidad que existe un cambio demográfico en nuestra sociedad que hace que cada vez tengamos una población más envejecida. Por tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en el 2050 el 46 % de las personas mayores podría tener riesgo de sufrir un ictus.

Se estima que el 75 % de las personas que sufren un ictus tienen secuelas posteriores que afectan a la movilidad de sus extremidades superiores (brazos, manos, dedos), y apenas el 20 % de estos recuperan completamente la movilidad después de los primeros seis meses de rehabilitación. Debido a la relevancia que el uso de nuestras extremidades superiores tiene en nuestras actividades diarias, la rehabilitación continuada en estos pacientes es muy importante. Una rehabilitación centrada en las tareas concretas y con muchas repeticiones de los mismos movimientos es ideal para una mejor recuperación.

La robótica para la neurorrehabilitación ofrece la posibilidad de realizar los mismos movimientos de una manera repetitiva, eficaz y segura para el paciente. Son muchos los estudios que han demostrado que este tipo de sistemas innovadores ayudan a la mejora de la neuroplasticidad que consiste en crear redes neuronales, en este caso necesarias para recuperar la movilidad.

La robótica ha avanzado mucho en los últimos años y hoy en día se pueden encontrar varios robots en el mercado para la neurorrehabilitación tanto la recuperación de la marcha, como pueden ser Lokomat® de Hocoma, Lexo® de Tyromotion, Walkbot, etc., como para la rehabilitación del miembro superior: Armeo®Power de Hocoma, InMotion Arm/Hand de Bionik, Amadeo® de Tyromotion, Rapael de Neofect, etc. Algunos de estos sistemas ya llevan utilizándose un tiempo en las clínicas españolas con fines terapéuticos.

El desarrollo de un sistema de estas características no es sencillo ya que en el caso del miembro superior son muchos los movimientos que se deben entrenar: movimiento del brazo, suspensión del mismo, trabajo de muñeca, manos o dedos de manera individual… Además de trabajar tanto tareas con una única mano, como con ambas manos, para poder recuperar los movimientos necesarios para las tareas de la vida cotidiana.

Tampoco nos podemos olvidar de que estos sistemas, además de posibilitar todos los movimientos necesarios para la rehabilitación, deberán registrar los datos de la misma: servirán al terapeuta para realizar un seguimiento, y deberán fomentar la motivación del paciente para conseguir una adherencia al tratamiento, que es más difícil conseguir cuando no se dispone de un trato personal continuado. Es por esto último que muchos de ellos se basan en juegos que tratan de entretener al paciente mientras realiza las sesiones de rehabilitación.

En Tecnalia llevamos más de 10 años trabajando en la robótica para la neurorrehabilitación y gracias a este trabajo se ha desarrollado el sistema ArmAssist 2.0. En 2019 y 2020 se ha trabajado en el proyecto EIT Health llamado MERLIN, en el que el sistema ArmAssist 2.0 se ha fusionado con la plataforma Antari Homecare de GMV para llevar este sistema al domicilio de los pacientes, de tal forma que el terapeuta pueda realizar la supervisión de la terapia de manera remota.

Esto permite a los pacientes realizar la rehabilitación sin necesidad de desplazarse al hospital y en cualquier momento del día, facilitándole la organización y planificación de otras tareas de su vida diaria. El sistema desarrollado en el proyecto MERLIN ha sido evaluado por profesionales de la salud y pacientes tanto en el Centro Médico Universitario de Groningen (Países Bajos), como en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba (España).

En ambos estudios se ha demostrado su eficacia y se ha valorado muy positivamente. En estos momentos, la empresa Proxima, que tiene más de 20 años de trayectoria en la fabricación y venta de los productos sanitarios, está trabajando en la certificación del sistema, y se espera que pronto esté en el mercado.

Sobre Ainara Garzo Manzanares

Ingeniero Técnico en Informática de Sistemas (2004) e Ingeniero Superior en Informática (2006) por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Actualmente está realizando el doctorado en Ingeniería en Informática. Ha trabajado en XMadina Tecnología Adaptativa entre los años 2004 y 2007 realizando proyectos de Investigación y Desarrollo en el ámbito de la discapacidad. Posteriormente trabajó en VICOMTech en el área de “Interacción para la educación ocio y e-inclusión” (Mayo-Diciembre 2007).

Desde finales del 2007 trabaja en el área de Salud de TECNALIA, y desde principios de 2009 es responsable de realizar pruebas con usuarios y ensayos clínicos con productos sanitarios. También es responsable de los aspectos éticos y legales que estos implican. Sus áreas de investigación son User eXperiencie (UX), la usabilidad, la accesibilidad y la bioética. Tiene gran experiencia en el diseño de pruebas de usabilidad y redactando protocolos éticos para realizar pruebas con humanos y ensayos clínicos con productos sanitarios. Desde 2018 es miembro del Comité de Ética para las Investigaciones relacionadas con Seres Humanos de la Universidad del País Vasco (CEISH-UPV/EHU).

Dejar un comentario

* Campos obligatorios