Alimentación saludable y deporte

Alimentación saludable y deporte

Compártelo:

La actividad física, la salud y la calidad de vida están íntimamente conectadas. El cuerpo humano está diseñado para moverse y necesita actividad física regular para funcionar de manera óptima.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial, con un total del 6 % de las muertes registradas. Además, se estima que la inactividad física es la causa principal de aproximadamente el 21 % – 25 % de los cánceres de mama y de colon, el 27 % de los casos de diabetes y aproximadamente el 30 % de la carga de cardiopatía isquémica.

España presenta uno de los niveles más altos de población inactiva de toda Europa. Casi la mitad de los españoles no practica ningún deporte ni realiza ninguna actividad física en su tiempo libre, a tenor de los resultados del Eurobarómetro 2018 Deporte y Actividad Física. En contraposición, los individuos que realizan una actividad deportiva en su tiempo de ocio lo hacen con más frecuencia que en otros países. Supone, por tanto, una polarización de la sociedad.

La inactividad física causa en España más de 50.000 muertes al año, con un coste estimado del 10 % del gasto sanitario total, según el estudio de actividad física y prevalencia de patologías en la población española realizado por el Departamento de Deporte y Salud de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD).

Tal y como se detalla en este informe, la falta de inactividad física tiene un enorme impacto en el ámbito socioeconómico, además del innegable efecto negativo sobre la salud. Según la AEPSAD, la inactividad física supone en España un coste de 990 millones de euros. Y a estos datos, hay que sumarle los costes que la inactividad física supone a las empresas particularmente, pues el informe económico de la falta de actividad física en Europa (The Economic Cost of Physical Inactivity in Europe) en su sección dedicada a España, nos deja algunas cifras e informaciones que deberían hacernos reaccionar.

Los programas de actividad física en las empresas son una de las mejores inversiones que se pueden realizar: mejoran la salud del principal activo; el trabajador, mejoran la productividad laboral, mejoran la marca y la responsabilidad social corporativa. Un trabajador sano es más productivo y reduce los costes a corto y largo plazo. Además, invertir en salud puede ser en un futuro próximo una forma de obtener incentivos fiscales, además de gozar de otro posible beneficio, el de pertenecer a un exclusivo grupo, el de las empresas saludables.

Del mismo modo, debe señalarse que existen también otros datos que muestran que el 23,4% de las personas que realizan ejercicio físico en España llevan una dieta inadecuada. Esta es una de las conclusiones de los datos recogidos en la campaña Plenufar 6 de educación nutricional en la actividad física, en la que se han realizado más de 11.000 encuestas entre la población. Así, el dúo actividad física-alimentación saludable resulta indisociable cuando se trata de temas de salud.

Los deportistas constituyen una población peculiar en lo que se refiere a la alteración en la percepción de su imagen corporal. Afrontan un mayor riesgo de desarrollo de trastornos en la conducta alimentaria debido al propio ambiente deportivo e incluso los legitima, y la nutrición es uno de los pilares principales para la práctica deportiva.

Una adecuada alimentación y una hidratación apropiada resultan primordiales para adaptarse a la actividad deportiva, además de que optimizan el rendimiento y aceleran la recuperación. La atención y cuidado de todos estos detalles por mínimos que parezcan, pueden marcar una diferencia fundamental para la persona que practica una actividad deportiva. Una dieta bien elegida ofrece muchas ventajas al deportista:

  • óptimo beneficio del programa de entrenamiento
  • mejora de la recuperación entre los periodos de entrenamiento y competición
  • logro y mantenimiento de un peso corporal adecuado
  • reducción de los riesgos de lesión y enfermedad

Los alimentos deben tener la composición necesaria que evite el riesgo de padecer una malnutrición, basada en hidratos de carbono, proteínas, lípidos, así como vitaminas y minerales. Para que exista una alimentación equilibrada, la dieta debe aportar todos los nutrientes, así como en las cantidades necesarias.

Resulta por todo ello necesario elaborar productos alimenticios específicos que presenten todos los macronutrientes y micronutrientes para cumplir con todos los requerimientos que se le exige a un deportista amateur con el fin de colaborar en el mantenimiento de su salud.

Y este es el objetivo principal de ACTILIFE, proyecto de investigación y desarrollo en el que participan las empresas MIGUEL GARCÍA SÁNCHEZ E HIJOS, S.A., DCOOP S.Coop.And,  HIJO DE JOSÉ MARTÍNEZ SOMALO, S.L., INDUKERN, S.A., INDUSTRIAS ALIMENTARIAS DE NAVARRA, S.A.U., SALUTIC SOLUCIONES, S.L., SIGMA-SALUD, S.L.U. y colaboramos junto a centros como el CTIC-CITA, LEITAT y la Universidad de Granada: financiado por el CDTI dentro del programa de proyectos estratégicos CIEN, con un presupuesto global de 4,5M€ y una duración de 48 meses (2018-2022) con el objetivo común de satisfacer las necesidades y expectativas de una sociedad activa que demanda alimentos que contribuyan a lograr una vida saludable.

La innovación tecnológica de ACTILIFE reside además en el desarrollo de una aplicación móvil, en el que participa el área de neurorrehabilitación del área de Salud de TECNALIA, y que aplicará todo el conocimiento aportado por la medicina del deporte y la nutrición obtenido a través de un ensayo de intervención nutricional. Esa interrelación, proporcionará una recomendación nutricional al deportista lo más personalizada posible en cuanto a la actividad deportiva realizada, tipología de alimentos a ingerir, cantidad, dosis y momento de ingesta.

Por su parte, el área de Alimentación Saludable, ha comenzado a desarrollar los ingredientes necesarios para ser introducidos en las matrices alimentarias correspondientes, con el fin de conseguir alimentos nutricionalmente adaptados a la población deportista y organolépticamente atractivos. Y todo ello acompañado de un estudio de intervención nutricional en el que participan más de 100 deportistas de todo el país de distintas disciplinas deportivas.

Sobre Edurne Elejalde Caravaca

Licenciada en Ciencias Químicas por la UPV/EHU. Diploma de Estudios Avanzados en Química y Máster en Enología, Viticultura, Cata y Gestión de bodega.

Aporta más de 20 años de experiencia en el desarrollo y gestión de proyectos de I+D tanto nacionales como europeos, financiados por administraciones públicas y bajo contrato con empresas. Desarrolla su actividad investigadora en el área de Alimentación Saludable de TECNALIA. Sus líneas de investigación se centran fundamentalmente en la obtención de ingredientes naturales a través de la aplicación de procesos tecnológicos innovadores y el desarrollo de alimentos y bebidas saludables, funcionales y de alto valor nutricional con una clara orientación a la mejora de la salud.

Dejar un comentario

* Campos obligatorios