Competencias Digitales

Competencias digitales: hacia una tecnología digital eficiente y efectiva

Compártelo:

El término competencial digital es habitualmente muy escuchado. Sabemos lo importante que es tener las habilidades necesarias para poder usar la tecnología con confianza, pero la adquisición de la competencia digital puede llegar a ser en cierta manera un tanto confusa. ¿Es suficiente con saber buscar en Google y mandar emails? ¿Debemos saber programar todos?

La tecnología digital está transformando las estructuras tradicionales, los métodos y cómo nos comunicamos, aprendemos, trabajamos y vivimos. En el contexto de esta transformación existen carencias en competencia digital en Europa: el 44 % de los europeos todavía no tienen las competenciales digitales básicas mientras que el 79 % de los europeos navegan por Internet regularmente (al menos una vez a la semana) y todos los pronósticos apuntan a que la mayoría de las formas de trabajo requerirán de competencias digitales en un futuro cercano.

Las definiciones son múltiples: ‘Alfabetización digital’, ‘Alfabetización informática’, ‘Alfabetización TIC’, ‘Alfabetización en Internet’, ‘Alfabetización Informacional’, ‘Alfabetización mediática’, ‘Competencia digital’, ’E-Skills’, etc. La ‘Alfabetización digital’ ha sido ampliamente definido como ‘el uso confidente, crítico y creativo de las TICs para lograr objetivos relacionados con el trabajo, la empleabilidad, el aprendizaje, el ocio, la inclusión y/o la participación en la sociedad’.

’E-Skills’ es el concepto más utilizado por la DG de Empresa e Industria, y sector TIC. ‘Su objetivo es considerar los diferentes niveles de habilidades TIC requeridas tanto por los iniciados, como por los profesionales del sector TIC y los emprendedores’. Pero es la ’competencia digital’ la piedra angular sobre todas ellas. Es la definición usada por la DG de la Sociedad de la Información con el objetivo de lograr que todo el mundo debería disfrutar de los beneficios de las TIC. Por una parte, reduciendo la incorporación de las TIC y, por otra parte, promoviendo su uso para superar la exclusión, las oportunidades de empleabilidad, la calidad de vida y la participación en la sociedad.

La competencia digital ha sido considerada por el Parlamento Europeo como una de las ocho competencias claves, adoptando la definición de Ala-Mutka:

  • “La competencia digital supone el uso confidente y crítico de la tecnología de la Sociedad de la Información para el trabajo, ocio, y la comunicación”.
  • Está soportado por habilidades básicas TIC: “el uso de ordenadores para obtener, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información, y para comunicar y participar en entornos colaborativos a través de Internet”.

La importancia de la competencia digital es evidente viendo los esfuerzos que se están dedicando a nivel nacional y regional por desarrollar e implementar marcos de competencia digital, así como el desarrollo de planes estratégicos para impulsar las competencias digitales de la ciudadanía. A un nivel superior, la Comisión Europea ha priorizado el desarrollo de las competencias digitales a través de un rango de políticas y acciones.

DigComp, el Marco Europeo de Competencias Digitales representa un hito muy importante en este camino: diseñado con el objetivo de comprender cuáles son los elementos claves de la competencia digital y cómo evaluarlos. DigComp provee una referencia común para la competencia digital en Europa, cuyo objetivo es asistir a los ciudadanos y organizaciones a identificar sus carencias en competencias digitales y como abordarlas. También ayuda a los diseñadores de políticas a formular políticas en el área de la competencia digital y sirve como inspiración a los proveedores de educación y enseñanza para mejorar la competencia digital de sus grupos destinatarios.

La UNESCO actualmente está trabajando en el desarrollo de un marco de competencias digitales global, que ha tomado como base el marco DigComp, y pretende extenderlo para que sea apto para todo tipo de países y niveles de desarrollo.

Evaluación de las competencias digitales

Tanto en el sector público como en el privado es necesario evaluar las competencias digitales de los candidatos en los procesos de selección. Pero ¿qué requiere realmente evaluar la competencia digital?

  • Conocimientos relacionados con el lenguaje específico: textual, numérico, icónico, visual, gráfico y sonoro, así como su decodificación y transferencia. Consecuentemente, demanda conocer las principales aplicaciones informáticas. Adicionalmente, supone acceder a las fuentes de información y su procesamiento; y conocer los derechos y libertades que aplican a las personas en el mundo digital.
  • Exige el desarrollo de diversas destrezas relacionadas con el acceso a la información, su procesamiento y uso para la comunicación, la creación de contenidos, la seguridad y la resolución de problemas. Precisa ser capaz de hacer uso de los recursos tecnológicos con el objetivo de resolver problemas reales de un modo eficiente: evaluar y seleccionar nuevas fuentes de información e innovaciones tecnológicas para abordar tareas específicas.
  • Necesita actitudes y valores que permitan la adaptación a las nuevas necesidades establecidas por el contexto tecnológico, su adquisición y la capacidad de interaccionar a través de ellas. Consiste en desarrollar una actitud activa, crítica y realista hacia la tecnología y los medios tecnológicos, valorando sus fortalezas y debilidades y respetando principios éticos en su uso.
  • Implica la participación y el trabajo colaborativo, así como el aprendizaje permanente y mejora en el uso de las tecnologías.

La evaluación de las competencias digitales de los candidatos no es un proceso sencillo. Los autodiagnósticos parecen ser una solución, pero la mayoría no se autoevalúa correctamente debido al factor optimista intrínseco de los usuarios causados por su sobre confianza. Han aparecido muchos sistemas de evaluación y certificación de este tipo de competencias y habilidades. Hasta ahora principalmente se estaban adoptando los cursos de formación y los marcos de evaluación proporcionados por marcos comerciales, principalmente: International Computer Drivers Licence (ICDL), Certiport Internet and Computing Core Certification (IC³) y Microsoft Digital Literacy Standard Curriculum. Al haber adoptado este tipo de marcos comerciales se ha influenciado qué competencias digitales se enseñaban y evaluaban. Principalmente estaban basados en software comercial como Microsoft Office y Microsoft Windows; y todos ellos orientados a la certificación.

La aparición de DigComp ha facilitado el desarrollo de implementaciones a medida por parte de distintas organizaciones, que han adaptado DigComp para favorecer la adquisición de las competencias digitales necesarias de sus colectivos destinatarios.

Conocimientos TIC orientados a la ciudadanía

Con este objetivo, el Gobierno Vasco junto a TECNALIA crearon IT Txartela, un sistema de certificación de conocimientos TIC orientados a la ciudadanía, con más de 500.000 pruebas realizadas a día de hoy. Viendo la creciente necesidad de evaluar no solo el conocimiento sino también, las habilidades y actitudes hacia las competencias digitales.

Durante los últimos años hemos estado trabajando en la evolución del sistema de evaluación y certificación realizando una implementación a medida del marco DigComp. Recientemente hemos puesto en marcha el servicio de evaluación y certificación de competencias digitales BAIT para el IVAP, el Instituto Vasco de Administración Pública del Gobierno Vasco: se prevé a corto plazo su puesta en marcha para toda la ciudadanía vasca. Esta iniciativa se encuentra alineada con las guías estratégicas definidas en la Agenda Digital Europea recogida en la Agenda Digital Euskadi 2020 desarrollada por el Gobierno Vasco como parte de la iniciativa IKANOS.

Ya no es suficiente tener ciertos conocimientos en cómo funcionan determinadas aplicaciones. Aprender a identificar información auténtica y confiable es una competencia parcial de la competencia digital. También es esencial saber cómo gestionar tu identidad digital, tu seguridad personal y tu privacidad. Es necesario adquirir competencias en todas las áreas con el fin de poder usar la tecnología digital eficientemente y efectivamente. Se trata de un elemento dinámico en constante cambio, que irá evolucionando con el paso del tiempo.

‘El progreso consiste en renovarse‘, Miguel de Unamuno

Sobre Juan Bartolomé Boloix

Ingeniero informático por la Universidad de Deusto (2000) y máster en Seguridad de la Información por la Universidad de Deusto (2005) y Educación y TIC por la UOC (2016).

Actualmente doctorándose en el programa de Ingeniería para la Sociedad de la Información y Desarrollo Sostenible de la Universidad de Deusto en el área de la evaluación de las competencias digitales a través de la tecnología.

Dejar un comentario

* Campos obligatorios