guate

INNOVEMOS GUATE, programa de apoyo a la innovación

27 septiembre, 2018 Iker Santos Pérez

Compártelo:

Este año, nuestra Oficina de Innovación junto a la consultora vasca IKEI hemos desembarcado en Guatemala con la misión de ejecutar el programa de apoyo a la innovaciónINNOVEMOS GUATE.

A pesar de la experiencia del equipo consultor en diseñar y ejecutar programas de innovación, especialmente en Euskadi, pero también en otros países y regiones, esta iniciativa está siendo un pequeño gran reto por dimensión, por diversidad de actores involucrados; asesores, diplomados, mentores y PYMES, y por la distancia, obviamente geográfica y eventualmente cultural (que hemos minimizado chapinización mediante), además de por determinados agentes naturales “con muy malos humos” que no han estado por la labor de facilitar las cosas.

Y es que hablamos del mayor esfuerzo público en innovación hasta la fecha en Guatemala. El Programa INNOVEMOS GUATE ayuda a concretar la Agenda Nacional de Competitividad 2016-2032 (ANC): busca generar desarrollo, calidad de vida y propiciar crecimiento económico sostenible e incluyente en el país. La ANC se enmarca en el posicionamiento estratégico de Guatemala como centro energético, logístico, plataforma exportadora y destino turístico a través de la priorización de cinco sectores: turismo, forestal, manufactura ligera, TICS y agroindustria.

Se dice de Guatemala que es dos países en uno. En Ciudad de Guatemala podemos encontrar tecnología punta, pujantes y soberbios edificios, y mucho dinero en circulación. Alejándonos no muchos kilómetros de la capital prevalece netamente la pobreza, y desciende bruscamente el nivel de educación entre la población rural.

Se dice de Guatemala que es un país peligroso. Su geografía metropolitana está distribuida por zonas que dibujan un mapa de calor en función de su nivel de criminalidad: reconocer estas zonas rojas es clave para una empresa de mensajería. Donde 24 horas sin homicidios es un hecho histórico y noticiable.

La economía informal es la norma y no la excepción. Los 788.313 registros que, según las últimas estadísticas oficiales, conforman el parque empresarial del país (siendo el 46 % “empresas sin movimiento”) son solo parte de la película. Y lo mismo cuando hablamos de las 40.392 empresas que realizan comercio internacional o, los 54.306 registros de personas que prestan servicios profesionales.

Localizar registros o estadísticas que consigan dibujar con fidelidad los intangibles del ecosistema de innovación de Guatemala es ardua tarea. En este difícil contexto de trabajo hemos encontrado un grupo humano (¡el ecosistema son personas!) en muchos casos con alta preparación y, sobre todo, con una buena dosis de inquietud y de ganas por cambiar las cosas y generar externalidades positivas en el país (¡spillover!). Han reconocido la innovación como el arma más poderosa para ello.

Porque no debemos olvidar que la innovación es un medio y no un fin. ¿Por qué innovar, entonces?

  • Para vender más. Y/o más caro. Y/o a más personas. Y/o en más mercados. Buscaremos desarrollar nuevas o mejoradas propuestas de valor innovando en producto.
  • Para ahorrar costes. Y/o para ser más rápidos. Y/o mantener determinados estándares de calidad. Buscaremos una mayor eficiencia interna innovando en proceso.
  • Para ser una marca más reconocida. Y/o más deseada. Y/o más accesible. Y/o que nuestros clientes repitan. Buscaremos establecer nuevos mecanismos de promoción y fidelización innovando en marketing.
  • Para mejorar la coordinación interna. Y/o para explotar la información y el conocimiento. Y/o desarrollar el talento. Y/o generar cultura. Buscaremos diseñar una estructura empresarial óptima innovando en organización.
  • Para cambiar de rumbo. Y/o diversificar la actividad. Buscaremos cambiar la lógica de funcionamiento de la empresa innovando en modelo de negocio (lo que implica incorporar varias de las innovaciones anteriores).

En todos los casos (me permito integrar las definiciones de COTEC e Infonomía), la clave para innovar es identificar ideas, basadas en conocimiento, que aporten valor y que generen resultados. Y hacerlo sistemáticamente. Así, una empresa que quiera gestionar la innovación debe:

  • Disponer de conocimiento (técnico y metodológico) para identificar oportunidades e ideas de innovación. Como dijo Linus Pauling: “la única forma de tener buenas ideas es tener muchas ideas”.
  • Determinar un marco estratégico que oriente el esfuerzo innovador de la empresa.
  • Generar un mix de acciones y proyectos que den cobertura suficiente a los objetivos estratégicos definidos (gestión de cartera).
  • Planificar, gestionar y medir los resultados de los proyectos de innovación.

Esta es la lógica subyacente que hemos utilizado durante la asistencia técnica a 320 empresas en Guatemala, con itinerarios de innovación adaptados al nivel de madurez y sofisticación de las PYMES participantes.Algunos-momentos-de-las-sesiones-de-trabajo

En el transcurso de la experiencia ha sido un placer conocer casos locales de innovación con una finalidad de desarrollo sostenible, tanto social como medioambiental.

  • La marca de pulseras y accesorios Wakami, que exporta a 20 países, empodera a mujeres de comunidades rurales.
  • El café de Petronila se enfoca en el desarrollo de una economía local y de apoyo a las mujeres caficultoras.
  • La planta de reciclaje de Acumuladores Iberia hace una gestión responsable de las baterías de ácido plomo usadas, y genera nuevos productos rentables a partir de ellas.
  • La Cuya nació como un vivero y ha desarrollado una oferta de soluciones ecológicas en el ámbito forestal.

Si quieres conocer con más detalle el Programa de Apoyo a la Innovación INNOVEMOS GUATE, y/o más casos de innovación, ¡no dejes de seguirnos en redes sociales!

Gracias, Guatemala, por la oportunidad de conocerte.

*El programa de apoyo a la innovaciónINNOVEMOS GUATE, está gestionado por MINECO y PRONACOM a través de fondos del BID.

Sobre Iker Santos Pérez

Ingeniero Técnico en Informática de Gestión, Ingeniero Superior en Organización Industrial y Máster en Ingeniería y Gestión Medioambiental por la Universidad de Deusto; Executive MBA, especialidad en Project Management, por ESDEN Business School; y Postgrado en Dirección Estratégica de la Innovación en la Universidad Oberta de Catalunya (UOC). Además, está certificado como Scrum Master por el International Scrum Institute y como Six Sigma Green Belt por el International Six Sigma Institute.

Cuenta con 10 años en TECNALIA liderando y tomando parte en proyectos de promoción y gestión de la innovación. Cabe destacar su experiencia en diagnosis y planificación tecnológica para PYMES, en el fomento de la relación Universidad-Empresa para la transferencia de tecnología a nivel transnacional, en la gestión técnica del Inspiring Business Forum (IBF) y en el desarrollo e implementación de un modelo de innovación dirigido a PYMES vascas a través de la iniciativa ORAINN. En Latinoamérica ha participado en proyectos para Ecuador, Colombia, Chile, México y Guatemala.

Dejar un comentario

* Campos obligatorios