La servitización como estrategia de negocio para la adopción del modelo de Industria 4.0

La servitización como estrategia de negocio para la adopción del modelo de Industria 4.0

9 noviembre, 2017 Mikel Niño

Compártelo:

El modelo de Industria 4.0 proporciona una valiosa referencia para identificar diversos ámbitos en los que impulsar la competitividad de la industria manufacturera. Una de las claves de negocio más importantes para promover la transformación hacia este modelo 4.0 es el concepto de la servitización basada en datos, como habilitador de una mayor diferenciación en el mercado.

¿Dónde encaja esta idea de servitización dentro de las motivaciones que originan el modelo de Industria 4.0? ¿Qué beneficios proporciona como estrategia de transformación de modelos de negocio?

A finales de la pasada década comenzaron a difundirse las primeras propuestas que hablaban de un modelo de transformación de la industria manufacturera, yendo un paso más allá de la progresiva automatización que se había ido implantando en las décadas anteriores. Bajo el nombre de Manufactura Inteligente (“Smart Manufacturing”) esta propuesta se sustentaba en dos ideas clave: por un lado, la recopilación de un registro de fabricación (“manufacturing record”) para cada unidad de producto, con datos provenientes de sensores, procedimientos, y otras observaciones para componer un registro de la historia, estado, calidad y características principales del producto; por otro, la aplicación de inteligencia para la fabricación (“manufacturing intelligence”) sobre dichos registros para aplicar requerimientos de fabricación de manera más flexible y personalizada, y ser capaz de predecir y gestionar determinadas circunstancias con el fin de optimizar la producción.

La creciente popularidad que fueron adquiriendo durante esos mismos años las tecnologías “Big Data” junto con sus fuertes sinergias con otras tecnologías como la Internet de las Cosas (Internet of Things) y la Computación en la Nube (“Cloud Computing), impulsaron el desarrollo de toda una economía basada en los datos. A su vez, tuvo reflejo en la industria manufacturera. Así, la idea inicial de la Manufactura Inteligente se fue extendiendo gracias a diversas iniciativas y estrategias que proponían nuevos modelos de competitividad para las empresas industriales. En particular, el término de Industria 4.0 nació con el objetivo de acuñar la propuesta alemana para dicho modelo de competitividad y ha acabado consolidándose como el término de referencia en nuestro entorno cuando nos referimos a este tipo de modelos: comparten un enfoque integral que extiende la visión de los registros de datos de fabricación, y la aplicación de inteligencia sobre ellos a los diferentes activos que componen el proceso de fabricación. Además, dan un paso más para abarcar toda la cadena de suministro, incluyendo la provisión de los productos fabricados y su posterior uso por parte de los clientes. Es en este punto donde entra en juego la servitización como pieza clave.

El concepto de servitización surgió en los años 80 para designar la estrategia de negocio basada en acompañar la provisión de productos físicos a un determinado mercado con el suministro de servicios de valor añadido en torno a dichos productos. Este concepto ha cobrado una gran relevancia dentro de los nuevos modelos de competitividad para las empresas industriales. Principalmente se ha enfocado hacia la generación de servicios adicionales para los clientes a través de la explotación y análisis de los datos generados durante el uso del producto: bien sea un producto final para el mercado de consumo o bien una máquina o equipamiento que se integra en un proceso de fabricación más complejo operado por otra empresa industrial. Estos nuevos servicios permiten a los fabricantes ser más competitivos y ganar en diferenciación dentro de un sector cada vez más global.

Un fabricante de máquina-herramienta por ejemplo debe integrar su producto en la operación del proceso de fabricación desarrollado por sus clientes. De cara a ganar en diferenciación y proporcionar un servicio más personalizado y de mayor valor, puede integrar en su máquina las tecnologías que le permiten capturar los datos de operación y centralizarlos en una plataforma con diversas funcionalidades de analítica avanzada. Así, le ofrece a su cliente servicios como la visualización remota en tiempo real de la operación de la máquina, el tipo de operación que está realizando, el detalle de magnitudes clave para el rendimiento y durabilidad de la máquina, un registro de eventos y alarmas configurables, hasta inclusive la correlación de las curvas de rendimiento de diversos componentes clave con la aparición de fallos imprevistos para extraer patrones del desgaste de componentes que permitan el mantenimiento predictivo adelantándose a la avería y maximizando así la eficiencia.

Con la servitización se logra la especialización del fabricante con nuevas competencias en materia de extracción de valor de datos, así como potenciar su conocimiento de primera mano de los procesos industriales donde se integra su producto y de los mercados de las empresas-cliente, que operan dichos procesos: se habilitan nuevas posibilidades para seguir escalando en los servicios de valor a ofrecer a estas empresas. El fabricante obtiene un papel más relevante en la relación con sus clientes, pasando de proveedor a aliado estratégico en el que este puede apoyarse para desplegar nuevos mecanismos de optimización de sus activos y sus procesos de fabricación.

Dominar la aplicación práctica de las citadas tecnologías para ir progresando en la madurez de la explotación del dato en estos contextos; poseer el conocimiento experto de los procesos industriales y de los focos de donde puede aportar valor la detección temprana de eventos y la acción proactiva; conocer al detalle las particularidades del mercado industrial donde diseñar los servicios de valor añadido basados en la explotación de datos, para forjar alianzas en estas nuevas cadenas de valor cada vez más digitalizadas… son aspectos clave en este camino hacia la Industria 4.0.

La construcción de equipos que faciliten la adecuada combinación de todos estos conocimientos y habilidades proporciona el caldo de cultivo idóneo para una estrategia de servitización sólida. TECNALIA acompaña a los fabricantes en este proceso de transformación en su modelo de negocio, para sumarse al tren de la competitividad 4.0: un tren que lleva tiempo en marcha y que ya no se va a detener. ¿Te subes?

Sobre Mikel Niño

Doctor en Ingeniería Informática y Máster en Dirección de Empresas (MBA Executive). 19 años de carrera profesional vinculada al mundo de las tecnologías de la información y la creación, dirección y gestión de negocios. En el ámbito público, ha sido director de iniciativas regionales de promoción empresarial de las TIC y consultor de negocio digital en proyectos internacionales de la Comisión Europea. En el ámbito privado, ha sido socio fundador de varias startups y director de una aceleradora para emprendedores TIC, además de formador y consultor para directivos en materia de estrategia y tecnología. Su blog personal mikelnino.com figura entre los recomendados por Gobierno Vasco /SPRI en materia de emprendimiento y startups.

Tras concluir su tesis doctoral especializada en emprendimiento digital y creación de productos y servicios basados en Big Data para Industria 4.0 – Smart Manufacturing actualmente lidera el desarrollo de proyectos en el ámbito de Industria 4.0 desde TECNALIA.

Dejar un comentario

* Campos obligatorios