Frascati, más allá de un gran destino turístico

Frascati, más allá de un gran destino turístico

2 noviembre, 2017 Nerea Anacabe Uriarte

Compártelo:

Frascati es una ciudad de la provincia de Roma situada en la región del Lacio, en el centro de Italia. Se encuentra a 20 kilómetros al sudeste de Roma, en las Colinas Albanas, cerca de la antigua ciudad de Tusculum. Frascati es célebre por su vino blanco: el Frascati.

Además de por su situación y por su famoso vino, en junio de 1963 expertos nacionales en estadísticas de Investigación y Desarrollo (NESTI) se reunieron para redactar, en su Villa Falconeri, una propuesta de Norma Práctica para encuestas de Investigación y Desarrollo Experimental: el Manual de Frascati.

El Manual de Frascati aporta una gran relevancia a la hora de entender el papel de la ciencia y la tecnología en el desarrollo económico. Las definiciones aportadas en este documento son admitidas internacionalmente y constituyen el “lenguaje común” en las discusiones de políticas sobre ciencia y tecnología.

Este manual contiene las definiciones básicas y categorías de las actividades de Investigación y Desarrollo: aceptadas por científicos de todo el mundo. Por esta razón, en la actualidad se reconoce como una referencia para determinar qué actividades son consideradas de Investigación y Desarrollo.

Desde aquel momento, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) mantiene actualizadas las primeras definiciones sobre las tres actividades: investigación básica, investigación aplicada y desarrollo experimental.

Durante los últimos 40 años, el grupo NESTI ha desarrollado una serie de documentos conocidos como la “Familia Frascati”. Incluyen manuales acerca de la I+D (el propio Manual de Frascati), la innovación tecnológica (el Manual de Oslo) y los recursos humanos (el Manual de Canberra), entre otros.

La última versión del Manual de Frascati, publicada por la OECD, es del año 2015. Recoge ejemplos para identificar y reconocer qué tipo de investigación se está realizando en las nuevas disciplinas científico-tecnológicas que se han desarrollado desde mediados de los sesenta.

Cualquier tipo de actividad de I+D debe cumplir estos 5 criterios:

  1. Novedad: cualquier proyecto de I+D debe generar nuevo conocimiento. ¿Cuáles son los objetivos de la iniciativa?
  2. Creatividad: desarrollando nuevos conceptos o ideas que mejoren el conocimiento existente. ¿Cuáles son los métodos planteados en el proyecto?
  3. Inicierto: con incertidumbre al comienzo de un proyecto sobre el resultado o su tiempo de desarrollo de manera precisa.
  4. Sistemático: ¿con qué equipo y medios de trabajo?
  5. Reproducible: para transferir los nuevos conocimientos, y seguir creciendo con otras investigaciones, reproduciendo los resultados.

Para detectar el tipo de investigación que se está llevando a cabo se plantean una serie de ejemplos muy interesantes sobre los diferentes campos tales como las ciencias naturales, la ingeniería, las ciencias agrícolas, la nanotecnología, ICT, y las ciencias sociales.

Caso en nanotecnología

  • Investigación básica: los investigadores estudian las propiedades eléctricas del grafeno utilizando un microscopio de efecto túnel para observar cómo se mueven los electrones en el material en respuesta a los cambios de voltaje.
  • Investigación aplicada: los investigadores estudian las microondas y el acoplamiento térmico con nanopartículas para alinear y clasificar adecuadamente los nanotubos de carbono.
  • Desarrollo experimental: los investigadores utilizan la investigación en micromanufactura para desarrollar un sistema de micro fábrica portátil y modular con componentes que son cada uno una parte clave de una línea de ensamblaje.

El Manual de Frascati es un manual de referencia mundial. No solo lo podemos emplear como consulta sino que es de gran interés para el planteamiento de nuevas iniciativas de I+D.

Sobre Nerea Anacabe Uriarte

Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Navarra es Market Development Manager en TECNALIA. Conocedora de los Programas de Financiación de la I+D, sus gestores y el ecosistema español de innovación. Participa en el diseño y la evaluación de diferentes Planes de I+D+I. Interesada en conectar los desafíos tecnológicos con sus aplicaciones en el mercado a través de los mecanismos bottom-up que surgen de los ecosistemas regionales.

Ha coordinado la Plataforma Tecnológica Española de Materiales Avanzados y Nanomateriales, MATERPLAT, durante 7 años. Colabora como experta evaluadora en Proyectos NMBP del Programa Marco de Investigación de la UE y ha sido invitada por la Secretaría Eureka a participar en el IEP (Independent Expert Panel) del programa EUROSTARS.

Desde 2014 es presidenta del Grupo de Trabajo sobre Fondos Estructurales en la Asociación Europea de Centros de Investigación (EARTO) para su adecuado uso y destino regional y mejorar así el nivel de competitividad de sus agentes.

Dejar un comentario

* Campos obligatorios