La inversión social, una respuesta al futuro del empleo

La Inversión Social, ¿una respuesta al futuro del empleo?

Compártelo:

Durante los últimos años hemos asistido a una precarización del mercado laboral en la que las condiciones, los salarios, las clases medias y bajas y los jóvenes han sido muy castigados. Por si esto no fuera poco, la próxima revolución industrial amenaza con hacer desaparecer más empleos sin tener todavía muy claro cuáles van a ser los nuevos oficios del futuro.

No nos vamos a engañar, el panorama que se nos presenta después de haber atravesado una de las mayores crisis económicas, sociales e industriales que han conocido las sociedades occidentales en el siglo XXI no es nada halagüeño.

La desigualdad “campa a sus anchas” por nuestro país amparada por años de recortes en prestaciones sociales en pos de la “estabilidad de los mercados”, y auspiciada también por un mercado laboral cada vez más precarizado y competitivo. Sin apenas tiempo para habernos recuperado todavía de este gran impasse asistimos contrariados a leer en la prensa, con asiduidad, estudios y previsiones que ponen de relieve la gran destrucción de empleo que supondrá la próxima revolución industrial en la que estamos ya inmersos desde hace tiempo.

El mercado laboral se ha convertido en un terreno tremendamente inestable, incómodo y volátil, en el que es muy difícil permanecer de pie y aguantar las sacudidas que suelen ocurrir con cada vez más frecuencia: especialmente para nuestra juventud. Esta se está encontrando con un perverso efecto intergeneracional para el que no hay una solución clara a primera vista. Por ello, no es de extrañar que los cimientos de lo que conocemos como “estado del bienestar” se hayan visto zarandeados violentamente durante los últimos años, ya que el mercado laboral es uno de los principales baluartes sobre los que se sustenta. Grandes desafíos en torno a la concepción clásica de esta idea, que se asentó después de la segunda Guerra Mundial como una forma de no repetir los errores del pasado, están emergiendo en la mayoría de los países que conforman la zona euro.

En este sentido, la idea de Inversión Social surge como un conjunto de políticas que refuerzan las políticas sociales, abordan las causas de las desventajas existentes y ofrecen a las personas herramientas con las que mejorar su situación social y afrontar los desafíos que se planteen a lo largo de su vida. Bajo esta argumentación, los estados deben invertir en capital humano en lugar de transmitir fondos de forma pasiva hacia la ciudadanía, ya que de esta manera el retorno de esa inversión se rentabilizará de manera reseñable, a largo plazo, en la sociedad en su conjunto. A pesar de que la Comisión Europea aprobó el famoso Social Investment Package en 2013, lo cierto es que la implementación de este enfoque en las políticas sociales de los diversos estados miembros ha sido muy desigual.

El rol que juegan las administraciones locales y regionales en la implementación de las políticas sociales sigue siendo uno de los grandes desconocidos para la administración europea. Este tipo de gobiernos son los que están más cerca de la ciudadanía y por lo tanto, los que mejor saben sus necesidades. Sin embargo, también son los que más dificultades tienen a la hora de crear programas o establecer fórmulas financieras que permitan atajar una problemática concreta.

Además, las particularidades culturales de los países que componen cada una de las grandes macro-regiones europeas (Países Nórdicos, Europa Central, Sur de Europa, Países del Este e Islas Británicas) también juegan un papel importante en la implementación de este tipo de políticas (y que comúnmente es obviado), a la hora de gestionar los fondos estructurales que provienen de las arcas europeas.

Tras años de recortes, contención del gasto público y una época marcada por la austeridad, en los últimos años hemos observado cómo han surgido varios movimientos populistas que destacan por su marcado carácter anti-europeísta y que remarcan como la Unión Europea sigue siendo ante todo una unión económica y no de bienestar social . La Comisión, consciente de este hecho, ya está preparando un nuevo paquete de medidas que se enmarcan en el paradigma de la Inversión Social y que tienen como objetivo intentar devolver la “paz social” a una maltrecha unión que se ha visto sacudida en los últimos años por diversos traspiés.

Por ello el concepto de Inversión Social, al igual que otros como el de pre-distribución, seguramente van a copar el interés de diversos agentes en los próximos años, ya que los desafíos que propone el nuevo mercado laboral, la acumulación de capital en ciertas industrias y los retos de la nueva revolución industrial para con el empleo hacen que los pilares de nuestro estado del bienestar tengan que ser revisitados para garantizar que la sociedad del conocimiento y de la innovación sea también una sociedad igualitaria, inclusiva y responsable.

Os animamos a que nos acompañéis en una jornada que celebramos el 30 de mayo en el marco de la iniciativa Innosi, en la cual debatiremos el papel de la Inversión Social de cara al futuro del mercado laboral, y cómo puede ayudar a reformular políticas que nos ayuden a afrontar los retos que se plantean en las complejas realidades sociales que está enfrentado el estado del bienestar.

Sobre Raúl Tabarés Gutiérrez

Investigador especializado en la irrupción del fenómeno digital y su impacto en las relaciones sociales, el cual ha conformado nuevas oportunidades, retos y amenazas en la sociedad. Su área de conocimiento combina temas como las competencias digitales, la innovación social digital, la innovación abierta y los estudios sociales de ciencia y tecnología.

Doctor y Máster en Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología por la Universidad de Salamanca, también posee una Licenciatura en Humanidades por esta misma universidad y una Diplomatura en Turismo por la Universidad de Cantabria. Desarrolla su actividad investigadora en el área de Estrategias de Innovación, en diversos proyectos de carácter internacional, nacional y regional. Anteriormente a su incorporación a TECNALIA, también ha formado parte de FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología).

Dejar un comentario

* Campos obligatorios