dia_mundial_salud

De persona a persona

Compártelo:

El Día Mundial de la Salud es un buen momento para aquellos que nos dedicamos a investigar cómo aportar soluciones para este sector, para recordar lo satisfactorio que es trabajar en un ámbito que tiene como objetivo contribuir directamente a mejorar la calidad de vida de las personas.

Sin embargo, aunque es un ámbito que nos preocupa a todos, ocupa aún un porcentaje minoritario del tejido empresarial vasco. Los sectores de la metalurgia, la energía y la maquinaria aglutinan el 60,3% del valor añadido industrial según datos del Eustat. Nuestra industria sigue caracterizándose por un alto nivel de concentración sectorial.

La Salud, y en especial la orientación al desarrollo de dispositivos médicos sigue representando una oportunidad natural para aquellas empresas vascas interesadas en elevar su competitividad y diversificar, o compatibilizar con su actividad tradicional, hacia un ámbito que constituye una apuesta de futuro.

Un entorno donde en pocos kilómetros contamos con varios institutos biosanitarios, hospitales relevantes y diversos centros de investigación básica y aplicada, unido a nuestra fuerte tradición industrial, que supera el 20% del PIB dan como resultado una interesante combinación en la que el sector del metal, motor de la industria vasca, puede convertirse de nuevo en punta de lanza de un mercado de gran atractivo y elevado potencial.

La creación de una industria de la salud innovadora, con proyección global, alineada entre las demandas de las personas, con las exigencias del mercado, puede representar una palanca para la competitividad de nuestra industria que permita acceder a un sector más sofisticado y de alto valor añadido. Una industria atractiva para el talento.

En el sector Salud, las reglas del juego son diferentes. La excelencia juega un rol destacado. Sin embargo, disponemos ya de bases sólidas, por los medios de producción y tecnologías presentes en sectores como el de la máquina herramienta, que permitirían dar el salto con garantías a la salud, a muchas empresas de nuestro entorno. Un salto a los resultados con impacto de persona a persona, que redunde en una motivación adicional para las empresas, para los investigadores y para los pacientes.

En este contexto de oportunidad, los centros de investigación tenemos el deber de ir un paso por delante, desarrollando tecnologías punteras, patentes sólidas y productos innovadores que puedan ser incorporadas por las empresas existentes, o que permitan la creación de nuevas empresas de base tecnológica. De esta manera, contribuiremos a reducir, de forma progresiva, el gap entre las necesidades de una sociedad con una esperanza de vida cada vez mayor, que precisa nuevos dispositivos médicos que compensen las secuelas de enfermedades con una prevalencia en constante aumento, y la llegada al mercado de los productos que podrían dar respuesta a sus demandas.

Es el caso del ictus. Actualmente representa la primera causa de mortalidad entre las mujeres y la segunda en los varones en nuestro país, según datos del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (GEECV-SEN). Al año se detectan unos 120.000 casos nuevos. De hecho, cada seis minutos se produce un ictus en España. Esta enfermedad cerebrovascular deja a su paso secuelas de carácter físico, cognitivo y sensorial que merecen una respuesta en términos de dispositivos que contribuyan a mejorar y restaurar los efectos ocasionados.

Y de la Diabetes. Se estima que en el año 2030, más de 370 millones de personas padecerán esta enfermedad que causa diversas complicaciones y daña frecuentemente otros órganos como ojos, riñones, nervios y vasos sanguíneos. Según datos de la OMS, es una de las 10 principales causas de muerte en el mundo. O el Parkinson, que representa el segundo trastorno neurodegenerativo por su frecuencia, situándose por detrás de la enfermedad de Alzheimer.

Nuestro empeño en anticiparnos en el desarrollo de soluciones innovadoras orientadas a la detección y rehabilitación de éstas y otras enfermedades, es la misión por y para la que trabajamos intensamente. Para poder proporcionar a las empresas los más avanzados dispositivos médicos e implantes que se puedan trasladar al mercado, llegando así a los potenciales usuarios de las mismas contribuyendo a mejorar su calidad de vida.

Y siempre en colaboración. Colaboración entre grupos de investigación, universidades, empresas, hospitales, clínicos y pacientes. Creando un ecosistema innovador con todos los agentes implicados y en aras de la creación de un tejido industrial de la salud innovador y de futuro.

El sector de la Salud es el único que tiene la posibilidad de trabajar día a día en mejorar la competitividad de nuestra industria logrando un impacto directo en la salud y la calidad de vida de las personas. Personas ayudando a personas. Porque después de todo, de eso se trata, ¿no?

Sobre Jesús Valero Congil

Doctor en Biología por la Universidad del País Vasco y Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial por ESIC Business & School.

Ha desarrollado su carrera profesional en el ámbito de la investigación. Actualmente es Director de Salud de TECNALIA, liderando una área activa en los campos de la Neuroingeniería, la Robótica Médica, los Biomateriales y la Alimentación Saludable.

Dejar un comentario

* Campos obligatorios