Viajar en coche será en un futuro como llamar al ascensor

17 septiembre, 2015 Leire Agüero Suárez

Compártelo:

Javier Sánchez / Investigador en Sistemas de Movilidad Autónoma

¿Te imaginas un vehículo sin conductor que te transporte a tu oficina mientras aprovechas el tiempo del trayecto para dormir plácidamente, repasar la reunión de las nueve de la mañana o ver el último capítulo de la temporada de Juego de Tronos? 

Esa escena, aunque pudiera parecer descabellada, hoy en día no nos deja estupefactos, ni patidifusos. Numerosos directores de cine han fantaseado, recreado cuál sería el coche del futuro, años atrás. David Hasselhoff, Will Smith, Tom Cruise, Bruce Willis… entre otros, son algunos de los afortunados que han viajado ya en un automóvil que se conduce solo, que se aparca solo sin necesidad de la intervención de un ser humano. ¡Eso sí, sus esplendorosos coches pertenecen a la ciencia ficción!

Javier Sánchez Cubillo, Ingeniero Informático y con un Máster en Tecnología Aeroespacial es responsable de la línea de investigación de Sistemas de Conducción Automatizada y Vehículos Autónomos en TECNALIA.  Este investigador bilbaíno de cuarenta años nos presenta al vehículo del futuro próximo. Y nos recuerda, que a veces, los sueños pueden convertirse en realidad.

Leire Agüero. ¿Qué es un vehículo autónomo?

Javier Sánchez. Es un coche capaz de conducir solo. 

L.A. ¿Cómo funciona?

J.S. Se parece mucho a un robot móvil, pero en este caso es capaz de transportar personas o mercancía. El vehículo autónomo planifica una trayectoria según el destino que le han marcado, realiza los controles y maniobras necesarias para no salirse de esa trayectoria, ni de su carril, y es capaz de ver lo que pasa a su alrededor para adaptarse al entorno. ¡No está solo en la carretera! Es decir, es capaz de frenar, cambiar de dirección etc., adaptándose al tráfico y a los obstáculos que se va encontrando.

L.A. ¿En qué fase de desarrollo se encuentra esta tecnología?

J.S. En cuanto a su cercanía al mercado está en un estadio bastante temprano. Hay mucha gente trabajando en ello, pero aún faltan unos cuantos años para que veamos estos coches funcionando solos por nuestras carreteras. La tecnología se está desarrollando muy rápidamente porque se nutre de sinergias con la robótica móvil. Aunque aún existen escollos legales por resolver.

L.A. ¿En qué están trabajando actualmente?

J.S. Junto a Alemania y otros socios europeos trabajamos en la iniciativa UnCoVerCPS . Nuestro objetivo es mejorar la seguridad de los sistemas ciberfísicos. Son sistemas que, dada su criticidad, es necesario que cumplan desde su diseño con unos estrictos requisitos de seguridad, ya que deben trabajar en entornos impredecibles y normalmente desconocidos.
En nuestro caso, el sistema ciberfísico es nuestro vehículo autónomo, que debe ser capaz de conducir solo, aunque interaccionando con el vehículo del instituto alemán DLR. Sus maniobras y trayectorias deben ser correctas, y sobre todo seguras para el pasajero que llevan dentro y los que están a su alrededor. ¡Por lo que el reto no es trivial!

L.A. ¿Cuál es el público objetivo de este vehículo?

J.S. Los primeros interesados serán los flotistas; podrán transportar flotas de camiones y mercancías mediante un único conductor en forma de convoy de vehículos automatizados, o incluso, podrán enviar camiones cruzando grandes recorridos operados y monitorizados desde una oficina. ¡Abaratarán los costes de transporte de una forma masiva! Posteriormente se irán introduciendo sistemas para el público privado, más relacionados con la seguridad y el confort. Por ejemplo, ya existen “sistemas de frenada automática” ante obstáculos o de “aparcamiento automático”. En breve, veremos en el mercado “sistemas de asistencia” o “conducción autónoma en caravana”. Serán los precursores de los vehículos autónomos, aunque a bajas velocidades. Viajar en coche será en un futuro como llamar al ascensor: darle a un botón, indicar dónde queremos ir, y dejarse transportar.

L.A. ¿Cuánto costaría un coche de estas características?

J.S. De momento lo que existen son prototipos y por tanto, excesivamente caros para el público. Con el paso del tiempo la tecnología se irá abaratando. Hace poco participamos en un proyecto de trenes de carretera automatizados. VOLVO estuvo muy interesado en la comercialización de esta tecnología. Ofrecería a futuro un ‘paquete’ de asistencia de conducción automatizada por un precio de unos 3.000 euros adicionales al coste del vehículo. El coche debe ser a priori de gama alta, ya que son aquellos que mejor equipados y ‘sensorizados’ están.

L.A. ¿Qué ventajas tiene un vehículo autónomo frente a uno tradicional?

J.S. Básicamente la seguridad y el confort. El vehículo podrá operar en modo manual y autónomo, dando así servicio a las necesidades de cada persona.

L.A. ¿Cuándo va a estar en el mercado?

J.S. Es difícil predecirlo y fijar una fecha exacta. El desarrollo de las aplicaciones y su tecnología se hará de manera gradual. Para 2020 ya existirán sistemas muy operativos. En EEUU y UK de hecho, ya se están flexibilizando leyes para facilitar que esto suceda.

L.A. ¿Existen clientes interesados en esta tecnología?

J.S. Tenemos muchos socios interesados en avanzar en esta tecnología con nosotros. Al ser un sistema que aún no es viable sacar a carretera (pública) por las barreras legales que existen, ¡no se puede vender! De momento no es posible comprar este producto pero, ¡lo será en poco tiempo!

Sobre Leire Agüero Suárez

Licenciada en Periodismo, Itinerario Económico Institucional y de Empresa por la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la UPV/EHU.

Diseñadora gráfica y blogger de www.morethanfruits.com donde relata sus experiencias y conocimiento acerca del Márketing, la Comunicación y el Diseño. Cuenta además con un máster en Dirección Comercial y Márketing.

Ha desarrollado su trabajo en distintos Medios de Comunicación como El Correo y en empresas de distintos sectores. Ha sido Responsable de Comunicación en Energía y Medio Ambiente en TECNALIA Research & Innovation durante cinco años.

Actualmente es Community Manager en TECNALIA.

2 Comentarios

  1. Sólo como anécdota, algo curioso que hace años me contó un buen amigo, ingeniero mecánico con mucha experiencia en el sector de la automoción.
    En EEUU un paisano adquirió una autocaravana con el sistema “cruise”. Al incorporarse a la autopista conectó el sistema y se fue a la cocina a prepararse algo de comer, pensando que aquello era un piloto automático.
    En la primera curva salieron él y su autocaravana a la cuneta, como era de esperar.
    Lo mejor de todo es que el tipo demandó al concesionario y al fabricante, y ganó! Ya que nadie ni nada le habían advertido que el sistema de mantenimiento de velocidad constante no es un piloto automático. Bueno, como lo de la señora, el perrito y el microondas…

    Reply
    • Yo también escuché esa anécdota hace tiempo. Parece que son cosas que sólo ocurren en EEUU. En cualquier caso, pasará aún bastante tiempo antes de que las leyes y regulaciones (Convenio de Viena p.ej) permitan al conductor ceder completamente los mandos del coche a la electrónica, y más aún que le permitan abandonar el asiento de conductor. Por eso, aunque pueda sonar como un caso anecdótico, tendrá que estar contemplado.

      Reply

Dejar un comentario

* Campos obligatorios