Aquí hay tomate

Compártelo:

Tras varios años entre bastidores, por fin ha saltado a la escena pública el controvertido borrador del Real Decreto de autoconsumo, también conocido como el  impuesto al sol. Su publicación parece inminente. Y es que no se puede retrasar mucho más una regulación al respecto.

La energía solar fotovoltaica, que convierte el sol en electricidad y que no debe confundirse con la solar térmica que se utiliza para obtener agua caliente, ha reducido sus costes de manera espectacular en los últimos años, posicionándose entre las fuentes de generación eléctrica más económicas. La paralela reducción de costes de las tecnologías de almacenamiento eléctrico permite además emplear esta energía, no sólo cuando hace sol, sino cuando realmente se necesita. Y todo ello por un precio razonablemente competitivo.

De hecho, el lanzamiento de la nueva batería de Tesla para autoconsumo fotovoltaico se escenificó como si se tratase de un nuevo gadget de Apple destinado a cambiar el mundo, alcanzando un impacto mediático sin precedentes para un dispositivo de estas características. Y no es para menos, porque la democratización de la energía está cada día más cerca gracias a estas nuevas soluciones tecnológicas. Parece que por fin llegará la tan ansiada generación distribuida que transformará, de una vez por todas, el sistema eléctrico tradicional.

A pesar de todo, gran parte de la opinión pública aún desconoce las claves del borrador del Real Decreto que amenaza la rentabilidad del autoconsumo fotovoltaico en España e ignora los argumentos esgrimidos por unos y otros en el exasperante debate suscitado en torno a él. Este artículo pretende arrojar algo de luz sobre este asunto.

Sin embargo, como todos sabemos que no conviene meter los dedos en la llaga y mucho menos en el enchufe, evitaré referirme a kilowatios-hora eléctricos y, en su lugar, hablaré de tomates. Probablemente no sea la mejor metáfora que se pueda encontrar al respecto, pero sí ha sido la más recurrida desde hace tiempo en los agitados foros de discusión que han seguido con interés esta trama desde su comienzo.

Es más, renunciaré incluso a hablar y les cederé la palabra a dos interlocutores ficticios para que discutan entre ellos acerca de la posibilidad de cultivar sus propios tomates. Todo con tal de no sumergirme una vez más en los tecnicismos que abundan en el polémico borrador del Real Decreto.


He oído que en muchos países está de moda cultivar tus propios tomates. Estoy pensando en hacer yo lo mismo. He estado haciendo algunos números y, además de más frescos y naturales, me saldrían mucho más baratos.

¿Has tenido en cuenta el impuesto que tendrás que pagar por hacerlo?

¿Qué impuesto?

Por cada tomate que cultives y te comas tendrás que pagar una tasa. Ten en cuenta que tu huerta no va a dar tomates todo el año y de algún modo tienes que pagar que el supermercado siempre esté ahí cuando tú lo necesites. Que siempre haya tomates en el supermercado no es tan sencillo. Tienen que asegurar la cosecha todo el año con invernaderos repartidos por todo el mundo, organizar el transporte y saber bien cuántos van a vender. Los que no se vendan tendrán que acabar tirándolos. Que gente como tú hoy no compre y mañana sí les complica mucho su trabajo e incrementa sus costes.

Pero es que yo pienso poner también un pequeño invernadero[1] . De ese modo, y comprando sólo unos pocos tomates durante todo el año, seguiré ahorrando dinero y no generaré ningún sobrecoste al supermercado. Supongo que así no tendré que pagar ningún impuesto.

Te equivocas. De hecho, tendrás que pagar el impuesto por los tomates y otro adicional por el invernadero. El motivo es que con tu invernadero comprarías aún menos tomates en el supermercado y afectaría a su sostenibilidad. Si quieres seguir acudiendo al supermercado y aprovecharte de su servicio, tienes que ayudar a mantenerlo pagando los impuestos correspondientes.

No lo entiendo. ¿El mantenimiento del supermercado no está ya incluido en el precio de los tomates?

Sí, pero el precio se establece considerando que se vende un número determinado de tomates al año. Si la gente compra menos tomates, el precio de los tomates tendrá que subir para mantener el supermercado. O bien establecer una cuota por comprar allí. Además, el transporte de tomates es mucho más caro hasta las islas, por ejemplo. Y eso también lo pagamos entre todos en el precio de los tomates. ¿Quieres que el precio del tomate suba por tu culpa y la gente que no tiene tus mismas posibilidades no pueda permitirse comer tomates? Esa es una postura bastante insolidaria.

No veo claro que el precio de los tomates suba por mi culpa. Y desde luego no veo la diferencia con alguien que simplemente compra menos tomates porque se pone a dieta, por ejemplo. Y en ese caso no se paga ningún impuesto. En fin, espero que al menos a la persona que vive en las islas no le cobren por cosechar sus propios tomates. En ese caso, además de ahorrarse un dinero en su compra diaria, estaría reduciendo los elevados costes del transporte a las islas y, por tanto, el precio de los tomates de todos.

Bueno, en realidad, aunque menor, también tendrán que pagar el impuesto en las islas.

¿De qué importes estamos hablando?

Hay cifras pero son transitorias. Se irán ajustando a lo largo de los años en función de los costes del supermercado. En cualquier caso, ten por seguro que el impuesto afectará muy gravemente a la rentabilidad de tu idea.


Poco más que añadir. Ahora que cada uno extraiga sus propias conclusiones. Personalmente opino que, con impuesto o sin él, más tarde o más temprano, veremos a muchos consumiendo sus propios tomates y colgando el cartel “Aquí hay tomate”  para ofrecer los que les sobren a sus vecinos.

¡Buen provecho a todos!

[1] El pequeño invernadero representa un pequeño sistema de almacenamiento eléctrico, como el anunciado por Tesla.

Sobre Ricardo Alonso Segade

Finalizó sus estudios como Ingeniero Superior de Telecomunicaciones en la Universidad del País Vasco en el año 2002. Actualmente está desarrollando su tesis doctoral sobre la conexión a la red eléctrica de los sistemas solares fotovoltaicos con seguimiento del punto de máxima potencia distribuido.

Desde 2003 ha desarrollado su actividad laboral como investigador en el centro tecnológico ROBOTIKER, que en 2011 pasó a formar parte de TECNALIA. Actualmente compagina la investigación con la gestión de proyectos en Energía y Medio Ambiente de TECNALIA. Su principal campo de investigación es la electrónica de potencia y control aplicada a sistemas de energía solar fotovoltaica. Durante estos años  ha publicado varios artículos en revistas con alto índice de impacto, atesora más de una veintena de participaciones en congresos y es autor de una patente.

8 Comentarios

  1. Gracias por la información, Ricardo, justo ahora que estaba planteándome plantar unos tomates en la terraza…. Casi que lo voy a dejar, no vaya a ser que tengamos que pagar los tomates más caros que los percebes.
    🙂

    Reply
  2. Lo siento, Xabier, no pretendía desanimarte. Es cierto que si finalmente se aprueba el impuesto, no ahorrarás mucho dinero, pero cultivar y comerte tus propios tomates no tiene precio.

    Reply
  3. Muy interesante Ricardo.
    Entiendo que puedo plantar tomates en la cubierta de mi barco y en mi torre campestre (siempre que ésta no esté conectada a la red)
    Muchas gracias,
    Diego

    Reply
  4. Excelente entrada…
    Cuando llevas el ejemplo a otro terreno ves el surrealismo de lo que quieren hacer, y que solo responde a un interés: la mano que les da de comer a los políticos: las grandes corporaciones…
    A ver si espabilamos. Abrazo

    Reply
  5. En primer lugar tengo que confesar que trabajo en una de esas corporaciones tan malvadas que pintáis por aquí, produciendo y distribuyendo tomates a todo el que lo desea en cualquier momento, y (al menos se intenta) con la máxima calidad. Creo, no obstante, que el símil usado, aunque divertido, no es muy apropiado en mi opinión. Primero hay que decir que una instalación de generación distribuida no está “autoconsumiendo” sino “produciendo o consumiendo” hacia y desde un sistema completo, una de cuyas partes, pequeña eso sí, es la instalación productora/consumidora. Por tanto no hay tomates que se producen y tomates que se consumen. Nadie sabe desde donde vienen o hacia donde van. Y esto no es baladí, pues la electricidad, al contrario que (en general) los tomates, puede producir serios daños por un mal uso. Las empresas que son responsables del servicio deben, por ley, entregarlo con unas condiciones muy concretas de seguridad y de calidad y, creo que sabemos todos, que ambas cosas se ven afectadas por pequeñas instalaciones productoras. Mucho más si se instalan baterías de c/c, con los conocidos problemas de calidad de onda, ojo no sólo para el productor, sino también para sus vecinos. En fin que no todo es tan bucólico como se presenta, hay problemas que abordar y me parece sensato que la administración ponga control para evitar que miles de ciudadanos se vean deslumbrados por el brillo de los ahorros económicos sin conocer bien la problemática, y con el tiempo se generen problemas que luego, indefectiblemente, deberán resolver otros.

    Reply
    • Hola Antonio. Te aseguro que no pretendo tildar de malvada ninguna corporación. De hecho, el artículo pretendía poner también de manifiesto, con mayor o menor éxito, la indispensable labor de las entidades de transporte y distribución. De hecho, si no fuera así, más autoconsumidores optarían por desconectarse de la red eléctrica. Como también comento en el artículo, coincido contigo en que la metáfora tal vez no sea la más adecuada, aunque sí la más recurrida por su sencillez y suficiente semejanza. Dicho esto, no estoy de acuerdo con las razones que das para desaprobarla. En primer lugar, la mayor parte de los más de 20MW de sistemas de autoconsumo instalados a día de hoy en España no inyectan electricidad en la red eléctrica. En estos casos, se sabe perfectamente dónde se producen y dónde se consumen estos kWh de generación distribuida y no interfieren en la calidad y seguridad de suministro, salvo por una disminución de la demanda existente en el sistema. En segundo lugar, en el caso de instalaciones distribuidas que puedan actuar en algún momento como generadoras, que es otra de las modalidades que recoge el borrador de Real Decreto de autoconsumo, la electricidad entregada también debe cumplir con unas condiciones muy concretas de seguridad y de calidad, que la tecnología actual cumple sobradamente. Y por último, la inclusión de sistemas de almacenamiento no hace sino mejorar la integración de la generación distribuida en el sistema eléctrico, porque permite anticipar su comportamiento e incluso ayudar a mejorar la calidad y seguridad de suministro, apoyando los servicios de regulación de tensión y frecuencia de la red eléctrica. En conclusión, creo que el debate suscitado en torno al impuesto al sol responde más a criterios económicos de sostenibilidad del sistema eléctrico convencional que a criterios técnicos, puesto que las soluciones tecnológicas actuales, no sólo minimizan el impacto de la generación distribuida en la red, sino que además pueden llegar a fortalecer su seguridad y calidad de suministro.

      Reply
  6. Yo cometí el error de electrificar mi casa de campo con electricidad de red. Tenía en mi mano un presupuesto de 12k EUR para hacer una instalación fotovoltaica (placas, cargador-inversor, baterías, cableado y mano de obra de instalación) pero finalmente me decanté por la vía convencional, conectarme a la red eléctrica, pues acometíamos el proyecto entre varios vecinos y, en principio, la inversión a realizar era menor (al final fue mayor)
    Lo primero que pasó es que a la hora de la verdad (soltar el dinero) varios vecinos se echaron atrás. Lo siguiente fue una odisea de 3 (TRES) años: permisos al Ayuntamiento, Gobierno autonómico, Diputación Provincial; de todo tipo: Urbanismo, medioambientales… Permisos de cruce de caminos, permisos a particulares, a comunidades de regantes, etc.
    Además la incompetencia y desidia de 2 funcionarias (una municipal y otra de la Diputación) tuvo la culpa de uno de esos años de gestiones.
    lo más grande fue al final, una vez hecho y pagado todo por nosotros: proyecto, postes, cables, zanjas, cimentaciones, transformador (el que había donde nos conectamos era propiedad de la comañia eléctrica y no cumplía normativa) resulta que por ley estuvimos obligados a ceder (regalar) la instalación completa a la compañía eléctrica. “Nosotros nos haremos cargo del seguro y del mantenimiento” nos dijeron. Y yo digo que todo activo tiene su pasivo y que esa instalación pasó a ser un activo fijo de su balance y nos corresponden acciones de la compañía por el importe que hemos desembolsado. Y si no que el consejero delegado nos dé a nosotros su chalet que ya pagaremos el seguro y el mantenimiento.

    Reply

Dejar un comentario

* Campos obligatorios